/ domingo 8 de septiembre de 2019

Los "ninis" en tiempos de Morena

Los jóvenes requieren respeto, confianza en sus capacidades y oportunidades para seguir estudiando y colocarse en un empleo acorde a sus capacidades, no dádivas para fomentar que ni estudien ni trabajen y sigan siendo, como se dice de manera coloquial, “ninis”


En México hay más de 37 millones y medio de jóvenes que equivalen al 31 por ciento de la población total del país, de los cuales, alrededor de 25 millones tienen entre 18 y 29 años de edad, etapa de la vida en la que concluyen sus estudios y comienzan su vida productiva, lo que exige del Estado Mexicano políticas públicas que los impulse y ayude a emprender su propio camino.

Contrario a ello, el gobierno federal lanzó el programa “Construyendo el Futuro” que coordina la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, a través del cual se le otorgan becas de tres mil 600 pesos mensuales a jóvenes con el propósito de que se capaciten para el trabajo, programa que recientemente fue evaluado por la organización Mexicanos Contra la Corrupción, arrojando alarmantes resultados.

En poco más de dos mil 800 casos que equivalen al 53 por ciento de los beneficiarios no se encontró el centro de trabajo; y en 40 por ciento más no se trataba de empresas sino de personas físicas identificadas solo por su nombre de pila; existe domicilio, pero no se encontró la ubicación o se identificó el centro de trabajo, sin embargo, no se encuentra inscrito en el programa.

La evaluación señala que en 214 centros de trabajo refirieron estar inscritos en el programa sin que a la fecha hayan recibido candidatos y únicamente en 413 casos se encontraron becarios registrados y laborando, es decir, del universo total de supuestos beneficiarios, solo el 6.3 por ciento funciona correctamente.

Tal como se desprende de esta evaluación, el programa no ha logrado transformar la vida de las y los jóvenes mexicanos, por el contrario, aquellos que se encuentran estudiando y esforzándose por no truncar su desarrollo cada vez tienen menos oportunidades para acceder a una beca, a una bolsa de trabajo o a programas que se enfoquen en ayudarles a potenciar su talento.

Por ello es importante que la juventud se vuelva un actor social y político que participe de las decisiones públicas que afectan a México, para lograrlo, en la nueva dirigencia nacional del PRI tendremos siempre las puertas abiertas porque sabemos que el desarrollo de un país depende, en buena medida, del lugar que ocupen sus jóvenes.

Los jóvenes requieren respeto, confianza en sus capacidades y oportunidades para seguir estudiando y colocarse en un empleo acorde a sus capacidades, no dádivas para fomentar que ni estudien ni trabajen y sigan siendo, como se dice de manera coloquial, “ninis”


En México hay más de 37 millones y medio de jóvenes que equivalen al 31 por ciento de la población total del país, de los cuales, alrededor de 25 millones tienen entre 18 y 29 años de edad, etapa de la vida en la que concluyen sus estudios y comienzan su vida productiva, lo que exige del Estado Mexicano políticas públicas que los impulse y ayude a emprender su propio camino.

Contrario a ello, el gobierno federal lanzó el programa “Construyendo el Futuro” que coordina la Secretaría de Trabajo y Previsión Social, a través del cual se le otorgan becas de tres mil 600 pesos mensuales a jóvenes con el propósito de que se capaciten para el trabajo, programa que recientemente fue evaluado por la organización Mexicanos Contra la Corrupción, arrojando alarmantes resultados.

En poco más de dos mil 800 casos que equivalen al 53 por ciento de los beneficiarios no se encontró el centro de trabajo; y en 40 por ciento más no se trataba de empresas sino de personas físicas identificadas solo por su nombre de pila; existe domicilio, pero no se encontró la ubicación o se identificó el centro de trabajo, sin embargo, no se encuentra inscrito en el programa.

La evaluación señala que en 214 centros de trabajo refirieron estar inscritos en el programa sin que a la fecha hayan recibido candidatos y únicamente en 413 casos se encontraron becarios registrados y laborando, es decir, del universo total de supuestos beneficiarios, solo el 6.3 por ciento funciona correctamente.

Tal como se desprende de esta evaluación, el programa no ha logrado transformar la vida de las y los jóvenes mexicanos, por el contrario, aquellos que se encuentran estudiando y esforzándose por no truncar su desarrollo cada vez tienen menos oportunidades para acceder a una beca, a una bolsa de trabajo o a programas que se enfoquen en ayudarles a potenciar su talento.

Por ello es importante que la juventud se vuelva un actor social y político que participe de las decisiones públicas que afectan a México, para lograrlo, en la nueva dirigencia nacional del PRI tendremos siempre las puertas abiertas porque sabemos que el desarrollo de un país depende, en buena medida, del lugar que ocupen sus jóvenes.