/ sábado 27 de junio de 2020

Libertad Lamarque, Eva Perón intentó frenar su carrera

Un día al notar la actitud desafiante e intransigente de una actriz, Libertad decidió llamarle la atención y hacerle ver que las poses de diva, no eran lo mejor en el escenario y mucho menos ante los demás artistas. Nunca, ni ella ni nadie, imaginaron que la actriz a la que le llamó la atención ese día sería con el tiempo la mujer más poderosa de Argentina, su nombre: Eva Perón. A partir del primer momento en el que Juan Domingo Perón asumió el poder, la carrera de Libertad Lamarque se vio bloqueada.

Entonces con el afán de mostrar su talento y una decisión no exenta de temor buscó refugio en otros lares. Así llegó a México. Precedida de esa historia y, con la simpatía de los grandes públicos, Libertad Lamarque fortaleció su espíritu y comenzó su camino hacia la inmortalidad. Su entrada al cine mexicano fue bajo la batuta de Luis Buñuel, llevando como compañero de escena a Jorge Negrete.

La actriz supo interpretar los sentimientos y cultura de esta tierra, logrando identificarse de inmediato con las formas y normas del pueblo de México. Libertad Lamarque nació en Rosario, Argentina, en 1908. Desde muy joven dejó una estela de triunfo en la radio, el cine, la televisión y el teatro en su país. Participó con gran éxito en el cine sonoro con la película “Tango” y, su nombre -elegido por su padre anarquista-, Libertad, se hizo acompañar de los más célebres del firmamento del mundo del espectáculo. Una de sus naturales parejas en el celuloide fue Arturo de Córdova.

Libertad Lamarque y el actor, fusionaron en cada actuación razones, sentimientos y emociones, en los que el drama, la angustia y los reencuentros familiares daban un sello de solidez y rectificación de los tortuosos caminos de la vida misma. Además, en sus películas era natural admirar la voz de Libertad interpretando tangos como Caminito, Madreselva y otros. Mención aparte merece su actuación con Pedro Infante en la comedia “Escuela de música”. Libertad Lamarque llegó a México después de haber sido acorralada en Argentina.

Desde aquí, Lamarque se impulsó para filmar en España y nuevamente en su patria. Sus discos no conocieron nunca la palabra fracaso y, su rostro, así como sus actuaciones han sido conocidas por todo el mundo a través de varias generaciones. Libertad Lamarque, una mujer que se sobrepuso a la tragedia de ver su carrera y vida marchitarse por designios del momento y que llegó a nuestro país para, con trabajo honrado, trascender y realizar una carrera sencillamente inolvidable. Una mujer que también llego de lejos.

Un día al notar la actitud desafiante e intransigente de una actriz, Libertad decidió llamarle la atención y hacerle ver que las poses de diva, no eran lo mejor en el escenario y mucho menos ante los demás artistas. Nunca, ni ella ni nadie, imaginaron que la actriz a la que le llamó la atención ese día sería con el tiempo la mujer más poderosa de Argentina, su nombre: Eva Perón. A partir del primer momento en el que Juan Domingo Perón asumió el poder, la carrera de Libertad Lamarque se vio bloqueada.

Entonces con el afán de mostrar su talento y una decisión no exenta de temor buscó refugio en otros lares. Así llegó a México. Precedida de esa historia y, con la simpatía de los grandes públicos, Libertad Lamarque fortaleció su espíritu y comenzó su camino hacia la inmortalidad. Su entrada al cine mexicano fue bajo la batuta de Luis Buñuel, llevando como compañero de escena a Jorge Negrete.

La actriz supo interpretar los sentimientos y cultura de esta tierra, logrando identificarse de inmediato con las formas y normas del pueblo de México. Libertad Lamarque nació en Rosario, Argentina, en 1908. Desde muy joven dejó una estela de triunfo en la radio, el cine, la televisión y el teatro en su país. Participó con gran éxito en el cine sonoro con la película “Tango” y, su nombre -elegido por su padre anarquista-, Libertad, se hizo acompañar de los más célebres del firmamento del mundo del espectáculo. Una de sus naturales parejas en el celuloide fue Arturo de Córdova.

Libertad Lamarque y el actor, fusionaron en cada actuación razones, sentimientos y emociones, en los que el drama, la angustia y los reencuentros familiares daban un sello de solidez y rectificación de los tortuosos caminos de la vida misma. Además, en sus películas era natural admirar la voz de Libertad interpretando tangos como Caminito, Madreselva y otros. Mención aparte merece su actuación con Pedro Infante en la comedia “Escuela de música”. Libertad Lamarque llegó a México después de haber sido acorralada en Argentina.

Desde aquí, Lamarque se impulsó para filmar en España y nuevamente en su patria. Sus discos no conocieron nunca la palabra fracaso y, su rostro, así como sus actuaciones han sido conocidas por todo el mundo a través de varias generaciones. Libertad Lamarque, una mujer que se sobrepuso a la tragedia de ver su carrera y vida marchitarse por designios del momento y que llegó a nuestro país para, con trabajo honrado, trascender y realizar una carrera sencillamente inolvidable. Una mujer que también llego de lejos.

sábado 06 de junio de 2020

La Guerra Cristera

sábado 02 de mayo de 2020

El Kiosco Morisco

sábado 25 de abril de 2020

La Hacienda de Los Morales

Cargar Más