/ domingo 1 de marzo de 2020

La unidad del Estado, indispensable para progresar

Ahora que se acerca la contienda electoral municipal en la que los ciudadanos de Hidalgo decidiremos a través del voto libre y de forma pacífica, creo muy importante decir algo que casi nunca se menciona en estas condiciones, la unidad de los hidalguenses.

Para que la vida del Estado continúe en marcha y se trabaje para abatir los índices de pobreza y marginación es necesario que conservemos la fraternidad que debemos tener y que hemos demostrado todos los habitantes. Cuando Hidalgo se ha unido se han dado transformaciones positivas y beneficiosas.

Después de la guerra de intervención extranjera, el país volvió a la ruta para restaurar la República y volvieron a surgir aquí las voces de apoyo a quienes habían ya planteado la creación de un nuevo estado, la unidad de los habitantes de estas regiones tuvo gran influencia en el ánimo del gobierno del presidente Juárez y del Congreso Nacional para que se diera la erección del Estado.

Cuando se empezó a constituir el gobierno de Hidalgo con la creación del Poder Judicial y de la Cámara de Diputados que habría de ser Constituyente, hubo unidad y así se crearon las instituciones locales mencionadas.

Juan C. Doria que sabía el valor de la Unidad y la Paz, lo primero que hizo al llegar al gobierno de la Entidad, fue salir personalmente a combatir a los bandoleros y los puso quietos, porque sabía que para que el nuevo estado progresara debería haber paz. También trabajó incansablemente por crear nuevas escuelas y creó muchas para fomento de la educación.

Más tarde, pasando la vorágine de la Revolución mexicana y habiendo realizado los mexicanos la nueva Constitución en 1917, empezó a tranquilizarse el ambiente político y aunque hubo contiendas electorales difíciles se tranquilizó el Estado, ya que a la federación le convenía un Hidalgo asentado y sin levantamientos. Así transcurrió todo el siglo XX con trabajo y sin guerras ni levantados.

Debemos decir que la acción de un partido político creado al término de la Revolución y con cierta ventaja por la participación aquí de un grupo con un líder sólido, permitió que los cambios de poder fueran pacíficos. Así fue en aras del trabajo unido y decidido.

La estabilidad política que estableció el partido oficial fue determinante en el siglo pasado. Pero las cosas cambian y actualmente ha habido reformas que han permitido la participación en las contiendas de varios partidos políticos y de un importante grupo de candidatos independientes.

Van a haber ahora, muchos candidatos, unos de parte de los partidos, otros de parte de su ambición personal y de grupo. Unos sinceros y con intenciones de trabajo, otros no tanto. Bien, son signos de los tiempos, pero aunque haya muchos y se pulverice el mosaico, hay que estar unidos, los competidores son eso y no son enemigos. Hagamos una contienda civilizada y pacífica, así es la democracia. En estas elecciones, deseamos un Hidalgo Unido.

Ahora que se acerca la contienda electoral municipal en la que los ciudadanos de Hidalgo decidiremos a través del voto libre y de forma pacífica, creo muy importante decir algo que casi nunca se menciona en estas condiciones, la unidad de los hidalguenses.

Para que la vida del Estado continúe en marcha y se trabaje para abatir los índices de pobreza y marginación es necesario que conservemos la fraternidad que debemos tener y que hemos demostrado todos los habitantes. Cuando Hidalgo se ha unido se han dado transformaciones positivas y beneficiosas.

Después de la guerra de intervención extranjera, el país volvió a la ruta para restaurar la República y volvieron a surgir aquí las voces de apoyo a quienes habían ya planteado la creación de un nuevo estado, la unidad de los habitantes de estas regiones tuvo gran influencia en el ánimo del gobierno del presidente Juárez y del Congreso Nacional para que se diera la erección del Estado.

Cuando se empezó a constituir el gobierno de Hidalgo con la creación del Poder Judicial y de la Cámara de Diputados que habría de ser Constituyente, hubo unidad y así se crearon las instituciones locales mencionadas.

Juan C. Doria que sabía el valor de la Unidad y la Paz, lo primero que hizo al llegar al gobierno de la Entidad, fue salir personalmente a combatir a los bandoleros y los puso quietos, porque sabía que para que el nuevo estado progresara debería haber paz. También trabajó incansablemente por crear nuevas escuelas y creó muchas para fomento de la educación.

Más tarde, pasando la vorágine de la Revolución mexicana y habiendo realizado los mexicanos la nueva Constitución en 1917, empezó a tranquilizarse el ambiente político y aunque hubo contiendas electorales difíciles se tranquilizó el Estado, ya que a la federación le convenía un Hidalgo asentado y sin levantamientos. Así transcurrió todo el siglo XX con trabajo y sin guerras ni levantados.

Debemos decir que la acción de un partido político creado al término de la Revolución y con cierta ventaja por la participación aquí de un grupo con un líder sólido, permitió que los cambios de poder fueran pacíficos. Así fue en aras del trabajo unido y decidido.

La estabilidad política que estableció el partido oficial fue determinante en el siglo pasado. Pero las cosas cambian y actualmente ha habido reformas que han permitido la participación en las contiendas de varios partidos políticos y de un importante grupo de candidatos independientes.

Van a haber ahora, muchos candidatos, unos de parte de los partidos, otros de parte de su ambición personal y de grupo. Unos sinceros y con intenciones de trabajo, otros no tanto. Bien, son signos de los tiempos, pero aunque haya muchos y se pulverice el mosaico, hay que estar unidos, los competidores son eso y no son enemigos. Hagamos una contienda civilizada y pacífica, así es la democracia. En estas elecciones, deseamos un Hidalgo Unido.

domingo 17 de mayo de 2020

El libro de los viajes de Humboldt

domingo 10 de mayo de 2020

Amar a los Libros

domingo 03 de mayo de 2020

Fechas sobresalientes

domingo 26 de abril de 2020

La contingencia sigue

domingo 19 de abril de 2020

El Cuartel del Arte, historia

domingo 22 de marzo de 2020

El Covid-19 y los bots

Cargar Más