/ miércoles 8 de julio de 2020

¿Invadirán a México solo por un mineral?

MI PASIÓN POR LA CIENCIA


El litio es un elemento químico alcalino, univalente y muy reactivo debido a su alto potencial electroquímico, por lo que tiene muchas aplicaciones, como en aleaciones conductoras de calor y electricidad, y en baterías eléctricas, esta última la más importante.

Debido a la gigantesca producción en masa de incontables dispositivos móviles como celulares, tabletas, laptops y demás aparatos como baterías de auto y fusibles; en los últimos años este elemento ha cobrado mucho valor, a tal grado que su precio en el mercado ha aumentado conforme el uso que se le da; actualmente ronda entre los 5.952 y 6.614 US$/ton.

Las ventajas que representan este tipo de baterías sobre las tradicionales son aspectos clave, entre ellos una mayor densidad de energía por peso y volumen, una vida útil prolongada, funcionamiento de alto rendimiento a bajas temperaturas y mayor tiempo de almacenamiento, es por ello que alcance dicho precio.

Ahora, el litio no es tan fácil de conseguir, además del laborioso proceso de combinación y precipitación de salmueras (agua con una concentración de sal) que requiere. No se encuentra en cualquier parte del mundo, hay lugares muy específicos en los cuales podemos encontrar este mineral en grandes cantidades, y uno de ellos es en Sonora, México; donde contamos con el yacimiento más grande del mundo, con aproximadamente 243.8 millones de toneladas de litio. Otros yacimientos importantes se encuentran en Estados Unidos, Canadá, Australia y Zimbabue en África.

Desde finales del 2019, integrantes del gobierno de Sonora se han reunido con la empresa minera de capital chino Ganfeng Lithium, quienes buscan establecerse en la región para invertir en esa zona, extrayendo y procesando el mineral para posteriormente ser utilizado en la fabricación de aleaciones y baterías de toda clase. Esto representa una gran inversión económica y una buena fuente de oportunidades y negocios para México, pero de igual manera puede dar origen a una constante y algo sospechosa oleada de “misiones comerciales” por parte de otros países que empiezan también a interesarse en el tema, como Corea, Japón, Estados Unidos, Alemania, Singapur, entre otros.

“Estamos en una transición energética en todo el mundo. El litio se va a convertir en el nuevo petróleo, porque es la base de los acumuladores (para los automóviles eléctricos). El litio será estratégico“, aseguró el titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Manuel Toledo, en una de las reuniones orientadas al aprovechamiento y venta de este mineral; solo queda prepararnos para este próximo giro a nivel global en el mercado.

Por lo que tocará a jóvenes como nosotros emprender el estudio para la producción, manejo y protección de este elemento que seguirá tomando una importancia mayor día con día.

MI PASIÓN POR LA CIENCIA


El litio es un elemento químico alcalino, univalente y muy reactivo debido a su alto potencial electroquímico, por lo que tiene muchas aplicaciones, como en aleaciones conductoras de calor y electricidad, y en baterías eléctricas, esta última la más importante.

Debido a la gigantesca producción en masa de incontables dispositivos móviles como celulares, tabletas, laptops y demás aparatos como baterías de auto y fusibles; en los últimos años este elemento ha cobrado mucho valor, a tal grado que su precio en el mercado ha aumentado conforme el uso que se le da; actualmente ronda entre los 5.952 y 6.614 US$/ton.

Las ventajas que representan este tipo de baterías sobre las tradicionales son aspectos clave, entre ellos una mayor densidad de energía por peso y volumen, una vida útil prolongada, funcionamiento de alto rendimiento a bajas temperaturas y mayor tiempo de almacenamiento, es por ello que alcance dicho precio.

Ahora, el litio no es tan fácil de conseguir, además del laborioso proceso de combinación y precipitación de salmueras (agua con una concentración de sal) que requiere. No se encuentra en cualquier parte del mundo, hay lugares muy específicos en los cuales podemos encontrar este mineral en grandes cantidades, y uno de ellos es en Sonora, México; donde contamos con el yacimiento más grande del mundo, con aproximadamente 243.8 millones de toneladas de litio. Otros yacimientos importantes se encuentran en Estados Unidos, Canadá, Australia y Zimbabue en África.

Desde finales del 2019, integrantes del gobierno de Sonora se han reunido con la empresa minera de capital chino Ganfeng Lithium, quienes buscan establecerse en la región para invertir en esa zona, extrayendo y procesando el mineral para posteriormente ser utilizado en la fabricación de aleaciones y baterías de toda clase. Esto representa una gran inversión económica y una buena fuente de oportunidades y negocios para México, pero de igual manera puede dar origen a una constante y algo sospechosa oleada de “misiones comerciales” por parte de otros países que empiezan también a interesarse en el tema, como Corea, Japón, Estados Unidos, Alemania, Singapur, entre otros.

“Estamos en una transición energética en todo el mundo. El litio se va a convertir en el nuevo petróleo, porque es la base de los acumuladores (para los automóviles eléctricos). El litio será estratégico“, aseguró el titular de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, Víctor Manuel Toledo, en una de las reuniones orientadas al aprovechamiento y venta de este mineral; solo queda prepararnos para este próximo giro a nivel global en el mercado.

Por lo que tocará a jóvenes como nosotros emprender el estudio para la producción, manejo y protección de este elemento que seguirá tomando una importancia mayor día con día.