/ martes 4 de diciembre de 2018

Bullying

Saludos, estimados lectores.

La autoestima es la valoración que cada uno tiene sobre sí mismo. Se relaciona estrechamente con la capacidad de vernos tal como somos, identificando nuestras virtudes, habilidades y todos los rasgos que nos caracterizan, convirtiéndonos en personas únicas y especiales.

Si bien es cierto que el proceso de construcción de nuestra autoestima inicia desde que nacemos, no es estático y se va formando en la medida que vamos desarrollándonos y relacionándonos con el mundo exterior, por lo que, si no estamos preparados adecuadamente, las opiniones de los demás y el ambiente en el que nos desarrollamos pueden hacer que esta cambie o se deteriore.

Por todo esto, la autoestima es un elemento básico en la formación personal de las niñas y niños, de ella dependerá su sano desarrollo, tanto en el ámbito escolar como en el personal y el social. Cuando un(a) menor adquiere una autoestima positiva se siente seguro y valioso, disfrutará relacionarse con sus compañeros de forma adecuada y podrá comunicarse asertivamente. Una buena autoestima puede hacer que tenga confianza en sus capacidades, no se deje manipular por los demás, sea más sensible a las necesidades del otro y esté dispuesto a defender sus principios y valores, rechazando en todo momento conductas agresivas en su contra o en contra de sus compañeros.

Por el contrario, si su autoestima es baja se dejará llevar por las críticas, se sentirá incapaz de luchar por sus objetivos, convirtiéndose en una niña o niño tímido, aislado, con problemas de comunicación, lo que puede llevarlos muchas veces a desarrollar conductas agresivas o en otros casos a ser blanco de las agresiones de sus compañeros, desembocando en problemas de depresión, deserción escolar, consumo de drogas, etc.

Una sana autoestima es fundamental para enfrentarnos al mundo, sin ella será muy difícil alcanzar la plenitud como personas, por ello es tan importante que ayudemos a nuestros hijos para que puedan ver lo valiosos e importantes que son; no es necesario que empecemos por grandes cosas, podemos ir poco a poco, con pasos pequeños pero seguros.

Algunas recomendaciones que podemos seguir para apoyar nuestras hijas e hijos a mejorar su autoestima son:

Demuéstrales que son importantes para ti, que los valoras y respetas sus opiniones.

Elogia sus logros; los elogios deben ser específicos y sinceros para que tengan un efecto positivo

Ten en cuenta sus sentimientos, no les pidas comportarse como adultos ni ocultar lo que sienten.

Fija metas alcanzables, educa en la responsabilidad y capacidad de asumir retos; es importante que niños y niñas aprendan a tomar decisiones responsables.

Olvida la perfección, todos son seres humanos únicos e incomparables.

Evita comparaciones, cada uno es como es y no por ser de una manera tenemos más o menos valor que otros.

Presta atención a los mensajes sobre su persona que vienen de fuera, no podemos estar con ellos en todo momento y tampoco es bueno hacerlo, pero debemos enseñarle a entender esos mensajes de forma adecuada.

Escúchalos y responde honestamente a sus preguntas, haciéndoles ver que son importantes para ti y que prestas atención a lo que te dicen.

Los niños no pueden aprender a manejar desilusiones y frustraciones sin primero haberlas experimentado, es imposible que evites que ellos pasen por algún momento difícil; recuerda que la sobreprotección también es mala, mejor enséñales a afrontar los problemas con una actitud positiva y que siempre se aprende una buena lección de todo lo que nos pasa.

Fomenta la idea de que todos valemos lo mismo: hazles saber que una persona es valiosa en sí y ese valor no depende de lo que tenga o haga, que no siempre pensaremos igual que otros y que podemos tener cualidades y capacidades diferentes y eso es lo grandioso de ser diversos.

Nos leemos pronto para seguir abordando este interesante tema.


hebertmoralesz@hotmail.com

Saludos, estimados lectores.

La autoestima es la valoración que cada uno tiene sobre sí mismo. Se relaciona estrechamente con la capacidad de vernos tal como somos, identificando nuestras virtudes, habilidades y todos los rasgos que nos caracterizan, convirtiéndonos en personas únicas y especiales.

Si bien es cierto que el proceso de construcción de nuestra autoestima inicia desde que nacemos, no es estático y se va formando en la medida que vamos desarrollándonos y relacionándonos con el mundo exterior, por lo que, si no estamos preparados adecuadamente, las opiniones de los demás y el ambiente en el que nos desarrollamos pueden hacer que esta cambie o se deteriore.

Por todo esto, la autoestima es un elemento básico en la formación personal de las niñas y niños, de ella dependerá su sano desarrollo, tanto en el ámbito escolar como en el personal y el social. Cuando un(a) menor adquiere una autoestima positiva se siente seguro y valioso, disfrutará relacionarse con sus compañeros de forma adecuada y podrá comunicarse asertivamente. Una buena autoestima puede hacer que tenga confianza en sus capacidades, no se deje manipular por los demás, sea más sensible a las necesidades del otro y esté dispuesto a defender sus principios y valores, rechazando en todo momento conductas agresivas en su contra o en contra de sus compañeros.

Por el contrario, si su autoestima es baja se dejará llevar por las críticas, se sentirá incapaz de luchar por sus objetivos, convirtiéndose en una niña o niño tímido, aislado, con problemas de comunicación, lo que puede llevarlos muchas veces a desarrollar conductas agresivas o en otros casos a ser blanco de las agresiones de sus compañeros, desembocando en problemas de depresión, deserción escolar, consumo de drogas, etc.

Una sana autoestima es fundamental para enfrentarnos al mundo, sin ella será muy difícil alcanzar la plenitud como personas, por ello es tan importante que ayudemos a nuestros hijos para que puedan ver lo valiosos e importantes que son; no es necesario que empecemos por grandes cosas, podemos ir poco a poco, con pasos pequeños pero seguros.

Algunas recomendaciones que podemos seguir para apoyar nuestras hijas e hijos a mejorar su autoestima son:

Demuéstrales que son importantes para ti, que los valoras y respetas sus opiniones.

Elogia sus logros; los elogios deben ser específicos y sinceros para que tengan un efecto positivo

Ten en cuenta sus sentimientos, no les pidas comportarse como adultos ni ocultar lo que sienten.

Fija metas alcanzables, educa en la responsabilidad y capacidad de asumir retos; es importante que niños y niñas aprendan a tomar decisiones responsables.

Olvida la perfección, todos son seres humanos únicos e incomparables.

Evita comparaciones, cada uno es como es y no por ser de una manera tenemos más o menos valor que otros.

Presta atención a los mensajes sobre su persona que vienen de fuera, no podemos estar con ellos en todo momento y tampoco es bueno hacerlo, pero debemos enseñarle a entender esos mensajes de forma adecuada.

Escúchalos y responde honestamente a sus preguntas, haciéndoles ver que son importantes para ti y que prestas atención a lo que te dicen.

Los niños no pueden aprender a manejar desilusiones y frustraciones sin primero haberlas experimentado, es imposible que evites que ellos pasen por algún momento difícil; recuerda que la sobreprotección también es mala, mejor enséñales a afrontar los problemas con una actitud positiva y que siempre se aprende una buena lección de todo lo que nos pasa.

Fomenta la idea de que todos valemos lo mismo: hazles saber que una persona es valiosa en sí y ese valor no depende de lo que tenga o haga, que no siempre pensaremos igual que otros y que podemos tener cualidades y capacidades diferentes y eso es lo grandioso de ser diversos.

Nos leemos pronto para seguir abordando este interesante tema.


hebertmoralesz@hotmail.com

martes 04 de diciembre de 2018

Bullying

martes 27 de noviembre de 2018

BULLYING