/ miércoles 11 de agosto de 2021

Adicciones en tiempos de COVID

Con lo novedoso del COVID las dudas diarias van en aumento. Dentro de las principales incógnitas qué tiene la población mundial destaca: ¿Cómo informar a las personas fumadoras que son más susceptibles de contagiarse gravemente de COVID?, o ¿Cómo combatir el estrés del confinamiento para no caer en adicciones?, incluso conocer ¿Qué han hecho los gobiernos para atender el aumento de adicciones durante la pandemia?

Al respecto, la semana pasada tuve el privilegio de compartir una plática con la Psicóloga Yuliana Anaya acerca del impacto que tienen las adicciones en un entorno de pandemia como el que vivimos actualmente, entendiendo que muchas circunstancias personales complejas se han ido agravando con el confinamiento y con las secuelas del propio virus que, al combinarse con sustancias prohibidas ponen en serio riesgo de muerte a la población. Estas preguntas al igual que otras fueron acordadas abordadas esa interesante plática.

Aún antes de la pandemia, en el mundo y particularmente en nuestro país, las adicciones a diferentes sustancias ha sido un grave problema de salud pública que, además, ha sido completamente ignorado por el estigma de estas personas, en el que se les cataloga de forma errónea y no como enfermos dependientes de alguna droga.

En la plática con la Psicóloga quedaba de manifiesto que el uso de drogas no sólo era ya un problema serio en sí mismo, sino que combinado con el contagio de Coronavirus se comprometía de forma sería la vida de esas personas, máxime que varias de ellas, por la propia dependencia de fármacos, puede haber desarrollado comorbilidades que potencian los efectos negativos de COVID 19.

Enfermedades como la hipertensión, diabetes, asma, EPCO, obesidad, suelen estar relacionadas con el consumo de drogas y son precisamente esas condiciones las que potencian el riesgo de perdida de vida o secuelas importantes en caso de algún contagio, razón por la cual, todo el sector salud debe estar atento al combate de las adicciones atendiendo a que el Coronavirus puede convertirse en un virus estacional que, a pesar de la vacunación prevalezca en nuestras vidas.

Pero tampoco podemos olvidar que, además del riesgo de la combinación entre drogas y COVID19, existe una circunstancia que se ha desdoblado por las condiciones en las que hemos vivido en los últimos meses. Datos de la Organización Mundial de la Salud y de la CONADIC en México, han arrojado que el encierro, el confinamiento y la falta de interacción social, han propiciado un aumento en el consumo de tranquilizantes, opioides y marihuana, por lo que, una vez que pase lo más álgido de la pandemia podremos encontrar número catastróficos en cuanto a consumo de drogas.

No podemos olvidar que el componente social para el consumo de drogas es toral para comprender los alcances, ya que uno de los factores de riesgo para propiciar el consumo es precisamente el entorno, así que el combate a las adicciones va más allá de las decisiones gubernamentales, es decir, el fortalecimiento del tejido social es, quizá, el primer y gran paso para evitar que nuestra niñez y juventud comience a edades cada vez más tempranas su consumo de estupefacientes.

Si bien es cierto que requerimos aludir a la solidaridad del pueblo de México, también lo es que debemos de exigir del Gobierno de México una actitud más proactiva que ataque las causas de las adicciones así como hacer frente de forma enérgica a quienes envenenan la vida de nuestra población a través de la venta de drogar. La condescendencia que se ha mostrado hasta la fecha, solapando incluso a grupos criminales debe cesar por el bien de México, así como de las y los mexicanos porque, ha quedado de manifiesto el daño irreversible que provocan las drogas en los cuerpos y en las mentes de los seres humanos.

Con lo novedoso del COVID las dudas diarias van en aumento. Dentro de las principales incógnitas qué tiene la población mundial destaca: ¿Cómo informar a las personas fumadoras que son más susceptibles de contagiarse gravemente de COVID?, o ¿Cómo combatir el estrés del confinamiento para no caer en adicciones?, incluso conocer ¿Qué han hecho los gobiernos para atender el aumento de adicciones durante la pandemia?

Al respecto, la semana pasada tuve el privilegio de compartir una plática con la Psicóloga Yuliana Anaya acerca del impacto que tienen las adicciones en un entorno de pandemia como el que vivimos actualmente, entendiendo que muchas circunstancias personales complejas se han ido agravando con el confinamiento y con las secuelas del propio virus que, al combinarse con sustancias prohibidas ponen en serio riesgo de muerte a la población. Estas preguntas al igual que otras fueron acordadas abordadas esa interesante plática.

Aún antes de la pandemia, en el mundo y particularmente en nuestro país, las adicciones a diferentes sustancias ha sido un grave problema de salud pública que, además, ha sido completamente ignorado por el estigma de estas personas, en el que se les cataloga de forma errónea y no como enfermos dependientes de alguna droga.

En la plática con la Psicóloga quedaba de manifiesto que el uso de drogas no sólo era ya un problema serio en sí mismo, sino que combinado con el contagio de Coronavirus se comprometía de forma sería la vida de esas personas, máxime que varias de ellas, por la propia dependencia de fármacos, puede haber desarrollado comorbilidades que potencian los efectos negativos de COVID 19.

Enfermedades como la hipertensión, diabetes, asma, EPCO, obesidad, suelen estar relacionadas con el consumo de drogas y son precisamente esas condiciones las que potencian el riesgo de perdida de vida o secuelas importantes en caso de algún contagio, razón por la cual, todo el sector salud debe estar atento al combate de las adicciones atendiendo a que el Coronavirus puede convertirse en un virus estacional que, a pesar de la vacunación prevalezca en nuestras vidas.

Pero tampoco podemos olvidar que, además del riesgo de la combinación entre drogas y COVID19, existe una circunstancia que se ha desdoblado por las condiciones en las que hemos vivido en los últimos meses. Datos de la Organización Mundial de la Salud y de la CONADIC en México, han arrojado que el encierro, el confinamiento y la falta de interacción social, han propiciado un aumento en el consumo de tranquilizantes, opioides y marihuana, por lo que, una vez que pase lo más álgido de la pandemia podremos encontrar número catastróficos en cuanto a consumo de drogas.

No podemos olvidar que el componente social para el consumo de drogas es toral para comprender los alcances, ya que uno de los factores de riesgo para propiciar el consumo es precisamente el entorno, así que el combate a las adicciones va más allá de las decisiones gubernamentales, es decir, el fortalecimiento del tejido social es, quizá, el primer y gran paso para evitar que nuestra niñez y juventud comience a edades cada vez más tempranas su consumo de estupefacientes.

Si bien es cierto que requerimos aludir a la solidaridad del pueblo de México, también lo es que debemos de exigir del Gobierno de México una actitud más proactiva que ataque las causas de las adicciones así como hacer frente de forma enérgica a quienes envenenan la vida de nuestra población a través de la venta de drogar. La condescendencia que se ha mostrado hasta la fecha, solapando incluso a grupos criminales debe cesar por el bien de México, así como de las y los mexicanos porque, ha quedado de manifiesto el daño irreversible que provocan las drogas en los cuerpos y en las mentes de los seres humanos.

ÚLTIMASCOLUMNAS
miércoles 01 de diciembre de 2021

Responsabilidad urgente

Nuvia Mayorga

miércoles 03 de noviembre de 2021

Nuestro trato con la muerte

Nuvia Mayorga

miércoles 27 de octubre de 2021

La mayoría que da la espalda

Nuvia Mayorga

miércoles 20 de octubre de 2021

Por y para nuestros jóvenes

Nuvia Mayorga

miércoles 06 de octubre de 2021

Mi lucha por las mujeres

Nuvia Mayorga

miércoles 29 de septiembre de 2021

Educar es erradicar la violencia

Nuvia Mayorga

Cargar Más